Las crónicas de Don Chon (2)

NO SE VALE (O VALE GAVER)

[Sepa el lector que el posterior texto fue escrito por el autor previo al encuentro entre las selecciones nacionales de futbol asociación de Nueva Zelanda y México, el día 21 de junio, 2017. A final de cuentas parte de lo mencionado en párrafos siguientes no parece haber sido un factor determinante; por lo menos dependiendo del medio de comunicación que siga, ya que algunos hicieron referencia a “secciones pequeñas del público” y otros omitieron el tema controversial por completo. El autor admite de igual manera una totalidad de 3,476 groserías espetadas a la fecha, una de ellas ocurrida en un estadio…]

 

Me reporté con Don Chon el otro día, después de regresar de mis viajes de trabajo, estudiantiles, políticos y anexos—diría “El Perro” Bermúdez. Me recibió como siempre el abarrotero: de buena gana; por que a final de cuentas sabe que me va a hacer comprar unas papitas y una soda.

Y luego luego (dirían en Las Bugambilias, Hermosillo, Sonora, México) de llegar e intercambiar saludos, se dispone en ponerme al tanto de lo ocurrido en la Copa Confederaciones Rusia 2017. Esto debido a que me perdí la jornada inaugural de la competencia por el viaje otrora mencionado.

Dijo Don Chon que el uso de la tecnología va a terminar de matar al juego, que Rusia sí trae selección este año, que Chichadeus metió gol y que con él nada nos faltará puesto que es nuestro pastor y salvador, que quien sabe que fregados hace Layún en la selección, que Héctor Moreno va que vuela pa’ ser el nuevo Claudio Suárez; en fin, le sale lo azteca al buen hombre.

Pero, como suele suceder, llegamos a un punto de divergencia en la conversación: “son mamadas políticas”—atestaba el hombre de negocios. Y con ese lenguaje tan colorido, mismo que si se trata de limpiar no deja un enunciado coherente y digno de ser repetido, me parecía que daba validez a sus contrarios, en vez de mostrar el por qué son (como dijo en su vocablo coloquial) mamadas.

CDDC2 (3)
Don Chon Inc. LLC

Resulta que FIFA, organismo que gobierna el futbol asociación, ya está tratando de ponerle un alto a algo que—ahora resulta—es tradición mexicana y, por ende, del futbol. Y no, no voy a censurar en posteriores párrafos lo que ellos buscan censurar, por que ya todos sabemos a que nos referimos; y, encima de eso, estoy citando textualmente a los fanáticos mexicanos. Es decir: el grito de “¡Puto!” al momento de despejar el portero contrario. Mismo que ha existido, por lo menos de acuerdo al conocimiento que tengo, desde que mi padre rondaba las aulas y pasillos de la Universidad Nacional Autónoma de México (circa 1978).

Por un lado sale Juan Carlos Osorio, el hoy director técnico de El Tri, a decir que todo es un malentendido internacional y que “no significa lo que creen que significa”.

Si uno cree en la inocencia del alma humana y la belleza del lenguaje expresivo, o en Don Chon, se le podría dar el beneficio de la duda al profe Osorio. Esto debido al reconocimiento histórico y léxico que se la ha dado al pueblo mexicano en lo que respecta a su uso del lenguaje español y su creación de coloquialismos, gentilicios, apodos, regionalismos y prosopopeya. Para ejemplificar, bien sabemos que Puto—ignorantemente, históricamente—es aquel hombre homosexual quien encima de su predilección por el falo, se dice es afeminado, muestra gusto por las telenovelas, los colores chillantes y, como decía un cómico guaymense de renombre, jotear. Ahora que a un conocido quien va de mujer en mujer, dándoles cama a todas sin crear necesariamente una relación emocional, puede ser llamado Puto de igual manera; pero solo por su grupo de amigos cercanos. Y, para terminar la santísima trinidad léxica, alguien quien se echa pa’tras, que le pedalea a las promesas, quien no le entra al tiro, quien exhibe cobardía al rajarse, será también un Puto.

“Por eso son mamadas”—sentenció Don Chon, después de expuesta su defensa al Putismo—“están agarrándola contra los puros mexicanos, es nomás en contra de nosotros, las mismas chingaderas de siempre, se van contra nuestras tradiciones”.

Bueno, pueden ser las de siempre, pero ¿son chingaderas?—repliqué a mi interlocutor.

 

Sí, el mexicano y su lenguaje son muy vivos, bien dicen en los pueblos de Aconchi y Oputo que uno “tiene más salidas que un cerco agujerado”. Sí, existe el sustrato semántico que historiadores y albañiles utilizan para defender lo que le espetan a personas del sexo femenino pasándolo, según ellos, como “piropos”. Sí, Chichadeus es nuestro pastor y con él nada nos faltará.

Pero tampoco podemos hacernos pato tan duro y por tanto tiempo, como para olvidar el hecho de que, en el nexo interno de su historia, a niveles atómicos y subatómicos de su ortografía e historia lingüística, el término Puto ha sido, sigue siendo, y, hasta que termine el falocentrismo mexicano, seguirá siendo usado como insulto primordialmente, primero dios. A poco no ha escuchado antes de cada tiro, pleito, pelea o contienda, desde la primaria hasta la edad adulta, a un contrincante gritarle al otro: “¡ábrete Puto!”—le propuse a Don Chon.

Y como aparte curioso, si no es insulto o nacido como tal, entonces ¿por qué el femenino de dicho organismo es considerado como la mejor, más común y más fácil manera de agredir verbalmente a una mujer? Usualmente precediéndole la palabra pinche.

Sí, es tradición—le dije al abarrotero cuando una mujer y sus tres críos dejaron el establecimiento—pero no de las buenas, ni de futbol. Uno podría proponer, que es una tradición de insulto y violencia.

’sas son jaladas mentales”—citó textualmente Don Chon a José Ramón Fernández, uno de sus ídolos—“¿A ver? ¿A que otro país lo castigan así? es puro odio y miedo al Tri”.

Bueno, hay tradiciones del futbol que pueden ser consideradas desde universales hasta locales como lo son: los jugadores calentando en la cancha antes de iniciar el partido pero cuando los aficionados ya se encuentran dentro del inmueble, la formación lado a lado para los himnos y fotografías antes de iniciar la contienda, la hinchada caminando en unísono al estadio, el intercambio de banderines previo al partido y camisetas después de, en fin.

Pero estaríamos peligrosamente mal informados si creemos que, conforme la sociedad humana ha evolucionado a través de la historia, las tradiciones del deporte y el aficionado NO han cambiado. Se han impuesto castigos a clubes y selecciones por comportamientos y conductas antideportivas, por cánticos o conductas racistas u homofóbicas (de entrada se pueden nombrar al Chelsea FC y a la selección Rusa recientemente).

Y de igual manera en la sociedad misma, han ocurrido cambios respecto a lo que es aceptable en una interacción social. Si uno cree que es nomás en México y al mexicano, ahí si pasa de mal informado a errado—le decía a Don Chon mientras atendía sus transacciones de negocios. En Alemania la swástica y las imágenes del Nationalsozialistische Deutshe Arbeiterpartei (el partido Nazi) son ilegales por razones y motivos históricamente obvios. Mientras que en los Estados Unidos de América, la sociedad misma poco a poco llevó a un desuso público (aunque no a una ilegalización) lo que hoy es conocido como “The N-word”, ¿o sea? Nigger—esto por supuesto lo susurré dentro de los abarrotes, después de haberme asegurado que ninguna persona afroamericana se encontrara en una distancia de 5 millas a la redonda.

’ira”—comenzó Don Chon con seriedad, después de meditar lo escuchado por unos segundos al terminar mi soliloquio—“es que todos sabemos que sí es en contra de los mexicanos”.

Repitiendo de esta manera el buen señor lo que todos los “incondicionales” de El Tri dicen al ser presentados con argumentos y/o evidencia respecto a este Puto detalle. Mismo que parece preocuparles mucho más que el #gasolinazo, el incremento de inseguridad pública en cada comunidad de la república, la disparidad respecto al porcentaje de población que vive bajo el índice de pobreza (no obstante el hombre más rico del mundo, 2010-2013, fuera mexicano), la intrínseca relación de la iglesia católica con la política mexicana; en fin, prioridades de la vida.

Yo no le puedo negar a Don Chon que el señor Infantino, actual presidente de FIFA, esté ensañado contra el cántico de Puto. Así como Mr. Ch no me puede negar lo que anteriormente le expuse.

La realidad que tenemos que ver ambos dos, es que siempre existirán personas que resistan el cambio (aunque sea este percibido como positivo por un porcentaje mayoritario de la población): Sí, la nación de Alemania hizo cambios respecto a sus tradiciones patrióticas y políticas; sin embargo aun existen focos de actividad Neo-Nazi y de la extrema derecha militante. Sí, ciertos coloquialismos han visto su uso descontinuado en el habla diaria americana; sin embargo el uso privado de los mismos continúa, y de igual manera han nacido coloquialismos secretos—aunque ni tanto, ahí está Andre Iguodala (jugador de los Golden State Warriors) escribiendo en Twittermah ninja slick”, como si no supiéramos a que se refiere con ninja.

Y así nos podemos ir: la bandera de la confederación en el sur americano, la visión del chilango como sub-humano en el norte de México, el apartheid que aun causa estragos en Sudáfrica, la relegación y deshumanización social históricas del sexo femenino en Japón y Corea.

No es nada más en contra del mexicano—le dije queriendo terminar el asunto, por que luego Don Chon te hace comprar cosas que no necesitas cuando le pides el baño—y si lo es habrá que entender, o por lo menos admitir, que existe la posibilidad de que sí esté sucediendo algo que nació en la picardía, creció en la tradición y envejeció a la grosería.

O que, ¿a poco todavía se juega futbol con balón de tiento, sin espinilleras y con botas de minero porque “son tradición”? Ahí es cuando pasa el fanático de la tradición a la conveniencia.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s