Las crónicas de Don Chon (4)

DE AQUELLOS TIRONES FAMILIARES

 

Fue hace unas dos semanas que sufrí un tirón en el tendón de la corva al jugar la contienda semanal de los lunes con el Realito, por lo que ese fin de semana no asistí a los entrenamientos requeridos de un equipo semi-amateur en el sur de California—entiéndase que los mismos consisten en ir al parque individualmente y patear la número 5 contra una pared.

A donde sí asistí, sin embargo, fue a la galería semanal de Don Chon INC, S.A. de C.V., donde de manera gratuita, siempre y cuando consumas lo que compras del establecimiento (compra requerida para la entrada cabe mencionar), te permite el buen abarrotero observar los juegos de la Liga MX, el Tri y la Selección Nacional Mexicana; a veces, estos últimos dos al mesmo tiempo.

Y como en la actualidad de esos momentos estaba sucediéndose la Copa Oro (o Gold Cup, dependiendo de donde sea uno), pues no había la verdad mucha tela de donde cortar…

 

Para dejar bien claras las cosas, no es que haya sido víctima de una entrada violenta o que me haya lesionado en un encontronazo súbito; no, todo es debido a las posiciones. Y es que de unas semanas a la fecha, casi como un mes más o menos, por fin descubrieron los entrenadores del Real Zamora (equipo también conocido como Realito, o El Realito) que mi posición ideal, en los juegos de 11 contra 11, es en la defensa central—siempre y cuando el equipo esté alineando una línea de cuatro al fondo.

De esa manera, y dentro de esa alineación, me es posible posicionarme delante del central que funciona como base o ancla (el que cuida la línea diría Rafa Puente del Río); y, si es necesario, ocupar el espacio del lateral derecho cuando suba este por las bandas o llenar el espacio detrás de los jugadores de media cancha para propósitos de recuperar el balón o intentar detener los contragolpes, que tanto daño le causan al Realito.

El hecho de que haya sufrido una lesión leve no es nada del otro mundo (me dijeron los paramédicos en el campo de juego), siendo que dentro de las filas del Realito ya ha habido víctimas de rotura de los ligamientos cruzados, esguinces, ruptura en el músculo pectoral, desgarre testicular y/o de escroto, mordidas de perro, y, en una ocasión por demás aparatosa, un diente astillado.

Me parece a mí—como narrador y protagonista—meritorio de ser mencionado el hecho de que yo mismo fui con el entrenador del equipo, el Calvo Aboytes, a decirle que me pusiera en la defensa central; esto después de que me comieran vivo como por mes y medio jugando como lateral izquierdo.

No obstante las victorias morales dentro de la institución Real Zamora, como se encontraban otros equipos jugando los playoffs, al Realito lo estaban invitando a jugar amistosos para que no se usaran los campos por personas ajenas a la liga.

Así que lamentablemente (o quizás para buena fortuna), mi lesión ocurrió cuando el equipo ya no tenía nada por jugar—al punto de que en el partido donde sucedió mi lesión, los trofeos que NO nos ganamos estaban a la espera de un ganador (el cual no seríamos nosotros). De igual manera, lamentablemente (en lo personal), sucedió mi lesión cuando ya me estaba afianzando a la posición que sí sé jugar: ¿o sea? caí rendido después de que por fin—como secretamente soñaba—se me permitió jugar los partidos enteros sin salir substituido de la cancha.

Oportunidad que parece ser, dirían observadores independientes, aproveche a medias nada más.

Don Chon 4 (3)

Ahora, regresando a temas de actualidad—y al nexo de mis historias que implican a mi amigo de los abarrotes—, cabe recordar que como mencioné, asistí a la tienda de Don Chon a ver como quince minutos de partido entre MEX y CUR (México y Curazao pues).

Me parece que queda claro que a Don Chon le gusta mucho el fut—dice mi amigo que si no se hubiera chingado la rodilla cuando se cruzó el borde que a lo mejor le hubiera hecho la lucha para ganarse un llamado a la selección. Esto en parte, he descubierto, por que las contiendas futbolísticas le dan quebrada para recordar, en voz alta, que su tío de Jalisco (de Zapopan me parece que dijo) jugaba para la selección en los tiempos de blanco y negro, y que por eso el nunca va a abandonar al tricolor.

Esto último me parece que Don Chon lo dice por temas personales; ya que el hijo de una de sus primas, siendo ella también de Michoacán, a pesar de tener apellido paterno y materno en su identificación estatal—y ser de esas personas que muchos dicen, de manera por demás cabrona: “trae el nopal en la frente”—ha proclamado el muchacho que su equipo no es el Tri; en realidad, es aquel descrito por Diego Balado como: “el equipo de todos”, es decir, el de las barras y las estrellas (USA! USA!).

Dijo Don Chon una vez que no es por ahí el asunto, que cada quien haga lo que quiera en búsqueda de la felicidad (siempre y cuando no sea agarrar una bolsa de sabritas y pedirle a Don Chon que las apunte, por que eso no se hace). Argumento que suena bien progresivo y tolerante; pero si recuerdo bien, una vez me parece que dicho muchacho y otros de sus primitos llegaron a los abarrotes, mientras yo buscaba una soda de toronja, para solamente ser regresados por Don Chon bajo pretextos de que tenía que cerrar tantito el changarro—pero con voz quedita y entre dientes le espetaba al muchacho que se cambiara la camiseta (traía el joven pre-adolescente una jersey Nike blanca con el apellido DEMPSEY en el dorsal).

No le dije nada a Don Chon aquella vez, por que no lo conocía tanto. Pero el día del convivio para el juego anteriormente mencionado de la Copa Oro, le pregunté a Don Chon antes de que comenzara la transmisión que si no iban a venir los Chones a la tiendita a ver el partido; no hubo respuesta.

Las alineaciones fueron anunciadas, los himnos fueron cantados y el establecimiento contaba con unos 5 o 6 asistentes (incluido Don Chonás) cuando mucho. No dije nada nuevamente. Se dio el silbatazo inicial y zumbó como loco el celular Android del anfitrión y escuché como decía para si mismo: “Que la chingada”.

Pasaron 5, luego 10, y a eso de los 15 minutos de partido fuimos anunciados: “‘Orá pues, que ya vamos a cerrar”. Unas risas por un lado, un “no mam’s Don” por otro y miradas incrédulas por doquier. “No la chinguen” sentenció Don Chon y emprendieron la retirada todos buscando el televisor más cercano.

Personalmente le titubeé un poco, pensando si debía preguntarle al Don si todo estaba bien, que si que pasaba, o solamente retirarme… pero recordé lo que me mencionó Don Chon respecto al tirón sufrido: “Ira pues, es que ya depende de ti como manejes la situación, decía mi tío que cuando él jugaba no los llevaban al doctor luego luego ni tenían los aparatos de hoy día, era nomás de que te aguantas por qué te aguantas si quieres jugar”.

Palabras muy ciertas de Don Chon—digo yo, ya que no conozco a su tío.

Don Chon 4
La hospitalidad de Don Chon

Pero sí, emprendí la retirada yo también recordando que hay ocasiones en las que uno se tiene que aguantar en el campo de juego o en el campo de la vida.

Yo no sé que mensaje haya recibido Don Chon, pero en la vida que ha llevado y ha tenido—asumo yo—, eso es algo más de lo que tiene que lidiar, y si es necesario, aguantar.

Uno no quiere lesionarse cuando va agarrándole la onda al asunto, así como uno no quiere recibir indiferencia por parte de los familiares a quienes busca uno proporcionarles mejor vida. Pero los accidentes de la vida ahí están, no pueden evitarse en perpetuidad.

Tarde o temprano, o te tropiezas o te dicen “I believe in America”—nuevamente, dependiendo la familia, que a veces son los Corleone los que dicen y escuchan ese credo.

Y será que quizás no siento ese tirón tan fuerte, tan primitivo y patriótico, de un lado o de otro que no puedo apropiadamente ponerme en los zapatos de Don Chon para ofrecer mejores consejos, pero a final de cuentas, ¿qué le puedo decir yo que me pongo camisetas de la selección nacional mexicana y encima chamarras de la selección nacional alemana?

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s